Día Mundial contra la Hepatitis

Día Mundial contra la Hepatitis: conoce la hepatitis y actua ya

El Día Mundial contra la Hepatitis, el 28 de julio, se ha transformado en una oportunidad para redoblar los esfuerzos nacionales e internacionales de lucha contra esta enfermedad e instar a los asociados y a los Estados Miembros a que presten su apoyo a la aplicación de la primera Estrategia Mundial del Sector de la Salud contra las Hepatitis Víricas para 2016-2021, aprobada en la 69.a Asamblea Mundial de la Salud, en mayo de 2016.

Las hepatitis víricas (A, B, C, D y E) son un grupo de enfermedades infecciosas que afectan a millones de personas en todo el mundo, causan hepatopatías agudas y crónicas, y matan a cerca de 1,4 millones de personas al año, en su mayoría por hepatitis B y C. Según las estimaciones, solo el 5% de las personas con hepatitis crónica saben que están infectadas, y son menos del 1% quienes tienen acceso al tratamiento.

Mensajes clave del Día Mundial contra la Hepatitis

 

Conoce las hepatitis — ¿estás en riesgo?

  • Las hepatitis víricas afectan a 400 millones de personas en el mundo y, dada la magnitud de la epidemia, todos estamos en riesgo.

Conoce las hepatitis — hazte pruebas

  • Se estima que el 95% de las personas con hepatitis no saben que están infectadas. Las pruebas para detectarlas son complejas y pueden ser caras; además, la capacidad de laboratorio es reducida en muchos países.
  • No obstante, las directrices sobre la realización de pruebas de detección de las hepatitis que publicará próximamente la OMS asesorarán a los países sobre la adopción de estrategias más simples que les permitirán ampliar los servicios necesarios para realizar esas pruebas.

Conoce las hepatitis — busca tratamiento

  • El desconocimiento y el escaso acceso a los servicios de tratamiento de las hepatitis a nivel mundial significa que la mayoría de las personas que necesitan tratamiento no lo reciben.
  • Más del 90% de las personas con hepatitis C pueden curarse completamente en un plazo de 3 a 6 meses.
  • El tratamiento apropiado de las hepatitis B y C puede evitar la aparición de las graves complicaciones, potencialmente mortales, de las hepatopatías crónicas: la cirrosis y el cáncer de hígado.
  • En opinión de la OMS, la ampliación del tratamiento permitirá salvar 7 millones de vidas entre 2015 y 2030, con los consiguientes beneficios económicos para las comunidades.

 

 

Fuente: Organización Mundial de la Salud.